7 cosas que debes saber sobre las ampollas faciales

7 cosas que debes saber sobre las ampollas faciales

1. ¿De dónde vienen?

Este formato en ampolla surge de la industria farmacéutica, donde se hacían (y se hacen) medicamentos inyectables. Al mundo de la cosmética llegó un poco más tarde, con los productos capilares y de belleza instantánea. 

2. Formato: envase de cristal

El formato en ampolla mono-dosis de cristal es el más estéril y seguro del mercado. En él, se preservan todas las cualidades intactas. Además, el vidrio de color topacio en la vitamina C protege los activos de la luz para que al abrirla esté intacta.

 

3. Diferencia con otros tipos de productos cosméticos

  • Tienen una alta concentración de activos
  • Sus activos tienen un bajo peso molecular, lo que ayuda a que penetren mucho mejor y causen una acción más profunda
  • No tiene conservantes, ya que el producto se mantiene en perfecto estado gracias a su envasado estéril
  • Su fórmula es mucho más tolerable incluso en las pieles más reactivas

4. No todas las ampollas son efecto ‘flash’

Cada ampolla tiene su objetivo y trata algo en concreto: signos de la edad, acné, pigmentación… Sin embargo, su alta concentración de activos hacen que la mayoría tengan un efecto flash añadido, gracias a su gran acción revitalizante, hidratante e iluminadora.

 

5. Uso puntual o habitual

Se pueden usar tanto como un tratamiento de choque, para un día especial o para un tratamiento constante. Tiene un alto poder vitalizante instantáneo que producte un efecto lifting imnediato, pero también dan a la piel la hidratación, nutrición y protección que necesita en el día a día.

6. Su correcta aplicación

Los expertos recomiendan agitar la ampolla, abrirla con la ayuda del rompedor, aplicar gotitas del producto en las yemas de los dedos y esparcir el producto por cara, cuello y escote con pequeños golpecitos. Es mejor no frotar la piel y dejar que se absorba de manera natural.
En cuanto al lugar que ocupa en la rutina, se debe aplicar después de la limpieza y antes de la crema.

7. Qué no hacer

  • No aplicarla después de la crema hidratante, antes del maquillaje
  • Aplicarla en el contorno de ojos con un masaje muy intenso puede alterar sus principios activos
  • No utilizar todo el contenido una vez abierta. Los activos se oxidan y pierden sus propiedades. No uses nunca una ampolla que lleve abierta más de 24h